You are here
Home > Consejos y Tips >

Son tiempos de asegurarse, más ante alquiler sin garantía, el salvavidas de los propietarios

La palabra vale, pero en tiempos difíciles no alcanza para ser efectiva y se precisa respaldo. Las aseguradoras lo saben, y por eso este servicio de póliza crece tanto. Ni más ni menos que asegurar el cumplimiento de una obligación de antemano. En los tiempos que corren, fijar condiciones de reaseguro previas ante la firma de cualquier tipo de pacto es fundamental. Y, además, es el documento legal ante la falta de garantía personal, un comodín para aquellos inquilinos que encuentran una traba vital al momento de concretar una operación inmobiliaria, y que de esta manera desandan el camino.

Esa es la razón, por la que cada vez personas en el país consultan por la tramitación de un seguro de caución, OPC Seguro de cauciones, como medida preventiva, garantía y medio de reforzar un cobro o indemnizar a otro.

Así, en los hechos, y dando por sentado que el tomador no ejecute sus obligaciones, es la compañía aseguradora la que abona en su nombre, o repara por los perjuicios traídos, mientras acciona legalmente contra el tomador, en caso de corresponder.

En la práctica, y como fin, ¿Qué es un seguro de caución?

Es en palabras sencillas una certeza para ambas partes. Si bien dijimos, se establece primariamente como amparo previo que cubre daños, mermas o pérdidas, también se usa con muchos otros fines. Su misión final es resguardar al dueño ante la falta de cumplimiento de la persona que se compromete previamente con el inmueble.

En el caso que más ocupa a las operadoras, el del alquiler, es la principal opción saludable cuando no se cuenta con una garantía tradicional y propia o de terceros y se busca hacerse de una propiedad para fines de vivienda particular o comercio.

No cuenta con muchos años, más bien se trata de una posibilidad todavía novedosa y cercana en el tiempo por parte de empresas de seguros privadas, que hace las veces de reemplazo absoluto de los tradicionales depósitos o avales crediticios bancarios, que tanto impacto ocasionaban al bolsillo, y por eso su alza es notable.

En especial, es de gran prestancia para aquellos inquilinos que proceden del interior del país, es decir que no cuentan con una garantía en la ciudad capital o provincial, y también para quienes proceden del exterior y muchos menos la tienen.

Al tiempo que hace las veces de servir al fin obligatorio económico, siendo el mejor aliado de las dos partes. El más recomendado.

En cuanto a costos, en relación con las certezas que da, es toda una solución. Ronda el mes o dos meses de renta mensual de la propiedad y un porcentaje del valor de las expensas.  Se abona previamente y puede diferirse en cuotas.

Deja un comentario

Top