You are here
Home > Blog >

De que se trata la crianza respetuosa y cómo se aplica

El objetivo de la crianza respetuosa (o del cuidado, o cualquier otra participación significativa en el crecimiento de un niño) es fomentar el crecimiento de un niño auténtico. Un niño que se siente competente, seguro y autónomo. Una niña que no siente la necesidad de suprimir partes de lo que es para ser amada y cuidada por aquellos a quienes está más fuertemente apegada. Este tipo de crianza valora y mejora la relación con tu hijo y promueve interacciones más respetuosas, cooperativas, pacíficas, íntimas, significativas y amorosas.

La paternidad respetuosa implica ver a un niño, desde los primeros días de su vida en adelante, como una persona única y completa, en contraposición a un objeto que debe manipularse y moldearse a nuestro gusto. El supuesto es que los niños son seres humanos completos desde el momento del nacimiento, con sus propios puntos de vista distintos, que merecen ser tomados en serio. Así no los explica Koalita una tienda que está muy conectada con esta práctica ya que sus productos son partes de esta metodología.

Se dice que, se puede invitar a los bebés más pequeños a ser participantes activos de su crianza en lugar de receptores pasivos de la atención. Se puede invitar a los niños mayores a participar en la toma de decisiones que afecten sus vidas e invitarlos a colaborar en la resolución de los conflictos que surjan.

Una relación más profunda

Esta es una forma de relacionarse con tu hijo que implica satisfacer intencionalmente sus necesidades de comodidad, seguridad y exploración. Implica sintonizarse sin juzgar las necesidades cambiantes de su hijo individual y responder con sensibilidad a esas necesidades con la mayor precisión posible. Cuando le haces saber a tu hijo que todos sus sentimientos son válidos y que se pueden expresar, compartir y resolver con tu ayuda, aumenta su capacidad para regular las emociones y manejar las difíciles, además de desarrollar confianza en su competencia emocional.

Va desde lo más mínimo como permitirles estar a tu lado cada vez que quieran desde el inicio de su vida con el uso constante de mochilas ergonómicas que puedes conseguir en: https://www.koalita.com.ar/mochilas-ergonomicas/, hasta entender que tus palabras se convierten en su voz interior y moldea la forma en que quieres que ella o él se comporte y esté en el mundo. Desarrollas intencionalmente en tu hijo las cualidades que más deseas para él en su vida adulta. De esta manera, puede fomentar su desarrollo como un adulto alegre, auténtico, cooperativo, motivado, autorregulado y responsable.

Aprecia, admira y respeta lo que su hijo realmente puede hacer, en lugar de presionar o esperar que haga lo que no puede, dándole la libertad de desarrollarse, explorar y descubrir a su propio ritmo y respaldar su deseo interno de aprender. Cuando reconoce las desconexiones y los errores y se esfuerza por compensarlos y aprender de ellos, tu hijo aprende que los adultos también cometen errores, pero lo intentan. Ella o él ven que las relaciones incluyen lucha, pero también resolución y reparación. Ya sea que la paternidad respetuosa sea completamente nueva para ti, o lo hayas hecho durante mucho tiempo, este tipo de relación auténtica, mutuamente receptiva y de confianza entre el adulto y el niño, en su mayoría, solo requiere un corazón abierto y una mente abierta.

Deja un comentario

Top